Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 7 de febrero de 2011

THE WALKING DEAD, INVENTARIO DE MUERTES (SIN SPOILERS):


Hoy vamos a hacer un repaso sobre las muertes acontecidas en la colección THE WALKING DEAD (Los Muertos Vivientes en España) desde una vertiente completamente aritmética y estadística. Empecemos aclarando ciertos conceptos capitales. El cómputo de muertos que a continuación se mostrará comprende a todo hombre, mujer o niño cuyo fallecimiento ha tenido lugar en la colección a causa de zombis o humanos, siempre que haya ocurrido ante la presencia del lector; o cuando el correspondiente cadáver  muestra la causa de su fallecimiento de forma inequívocamente evidente. Encuentro necesaria esta aclaración porque es indudable que en esta ficción apocalíptica los zombis han causado infinitamente muchas más muertes que  ningún otro factor en la colección. Sin embargo, es imposible computar este hecho ni siquiera contando a todos los zombis – cosa que por otra parte no haría nadie en su sano juicio - , puesto que un asesinado por un muerto viviente se convierte, pero también cualquiera que haya muerto por otra causa. De manera que la relación siguiente sólo cuenta las muertes fehacientemente asignables a zombis o a humanos.  Otro elemento a tener presente es que no se personalizan en ningún momento las bajas, de manera que el artículo puede ser leído sin peligro a que se desvelen puntos importantes de la trama más allá de informaciones superficiales completamente neutras. O sea, que no hay spoilers en ningún momento.



RECUENTO DE BAJAS:
Hasta su #80 USA, en THE WALKING DEAD han muerto un total de 78 personas, de ellas 12 murieron a manos de los zombis (el 15,4%) y 66 directamente por la acción del hombre (84,6%). Hasta la fecha, no ha acontecido ninguna muerte por causa natural (ataques al corazón, enfermedades, etc.). En el recuento total de bajas, 54 eran hombres (el 69% de la suma total), 15 mujeres (19%) y 9 niños (12%). Tanto zombis como humanos han matado más hombres que mujeres o niños (8 hombres los zombis; 46 hombres han fallecido a manos de otros humanos). Los zombis no han matado nunca a un niño ante los ojos del lector. Con respecto a las armas utilizadas en los homicidios de humanos (las muertes causadas por los zombis es obvio de qué forma se han producido), la herramienta más común es  el arma de fuego con 50 víctimas (75% del global). Le siguen las armas blancas con 13 asesinados (20%) y en último lugar se encuentra la fuerza bruta (muerte a golpes, estrangulamientos) con 3 bajas (5%). Como apunte, decir que la katana de Michonne se ha cobrado ya 5 muertes y que hemos presenciado en dos ocasiones como un padre de familia mata a su mujer e hijos para acto seguido suicidarse. Pese a que no se explica con exactitud, la causa de estos asesinatos muy probablemente sea el insoportable miedo al futuro próximo. Sin llegar al extremo mortal, en la colección hemos asistido así mismo a actos traumáticos como 6 mutilaciones, 2 intentos de suicidio, la violación repetida de una mujer y el intento de violación a un niño.

Con respecto a la frecuencia de las muertes, 78 humanos liquidados en 80 números nos deja un demoledor promedio de casi una defunción por entrega. Aunque un análisis más profundo nos muestra épocas de mayor y menor consumación de óbitos. En concreto, el periodo más sangriento de THE WALKING DEAD se salda con 22 bajas; teniendo lugar entre los números #44 y 48 USA de la colección. Durante estos 5 capítulos, correspondientes argumentalmente al ataque de los de Woodbury a la prisión, acontece nada menos que  1/3 parte de todas las expiraciones de la colección hasta la fecha.  Los números con más caídos son el #48 con 8 expiraciones y el #44 y #66 con 7 (10% y 9% respectivamente de todas las muertes acaecidas en la colección). Por el contrario, la obra también ha disfrutado de momentos de ciertos lapsos de relativa calma entre la parroquia, donde no han ocurrido asesinatos. El espacio más amplio sin bajas de ningún tipo ha sido de 8 números (# 67 – 74 USA), correspondiente a la actual etapa en la Comunidad. También hemos asistido a un área de tiempo de 10 capítulos sin muertes causadas por humanos, concretamente de los números #70 – 79 de la edición americana. Y finalmente, la temporada más longeva en que los zombis no se han cobrado ninguna víctima ha sido de 23 entregas (# 52 – 74 USA).

Ahora viene la pregunta del millón, ¿tienen réditos comerciales el incremento o ausencia de muertes en la colección? De entrada se puede deducir que este elemento tiene un efecto escaso o casi nulo en las ventas del cómic. El #43 vendió 22.737 copias en su primer mes en las librerías. Este capítulo es el último antes de dar comienzo la gran masacre. Pues bien, del #48 (el final del periodo con más bajas en toda la colección) las ventas fueron de 22.465 ejemplares. Esto nos indica que a lo largo de la sangría a penas se perdieron 272 lectores, lo cual revela que, aunque de forma leve, el exceso de muertes tal vez ahuyenta a algunos fans. Analicemos ahora el efecto contrario. El periodo con menos actividad de muertes por zombis, el #52, computa unas ventas de 23.627 unid., cifra que asciende a 25.468 al terminar esta etapa en el #74. Además, dentro de este lapso acontece la 2ª mayor matanza de la colección (#66) con 7 defunciones, vendiendo esta entrega 24.944 u. el primer mes. En resumen, durante el mentado espacio argumental de poca actividad zombi las ventas ascienden en 1.841 ejemplares, no rompiendo en absoluto la tendencia al alza un número que cuenta con un considerable baño de sangre.

Esquema de muertos.


CONCLUSIONES:
Llega el momento de hacer una lectura personal de los datos mostrados, tan válida por otra parte como la de cualquier fan de la serie que pueda extraer conclusiones incluso diametralmente opuestas.  De entrada estamos ante una colección con un elevado grado de mortandad (estratosférico comparado con una serie de superhéroes). Sin embargo este baremo de pérdidas humanas es asumible cuando se trata del género de zombis. Con relación a las  ventas, la colección funciona igualmente bien tanto en momentos de acción como en otros de igual suspense  pero con menos bajas. Es por este motivo por lo que hay que reconocer que las muertes que presenciamos habitualmente no son gratuitos intentos de subir las ventas. 

Sin embargo, contraponiendo el número de muertos causados por zombis y  humanos, hay una pregunta que resulta más que necesaria: ¿se trata THE WALKING DEAD de una colección realmente de zombis, o por el contrario estamos ante un drama principalmente apocalíptico? Evidentemente los muertos vivientes son detonante y un patrón constante a lo largo de la trama. Pero,  ¿si cambiamos este factor por otra fatalidad, tipo holocausto nuclear o pandemia mundial, sería tan notable la diferencia? De entrada hubieran muerto igualmente el 85% de las actuales víctimas. Hay que tener en cuenta que esta es una colección donde las pérdidas humanas ocurren principalmente por culpa de conflictos interpersonales. La envidia, el rencor o la pura barbarie han sido precursores de más asesinatos que los propios zombis o la lucha por los recursos elementales. Respecto a éste último punto, resulta peculiar que los personajes casi siempre aparecen con sus necesidades básicas cubiertas. Y cuando no ha sido así, los humanos que han encontrado en su camino casi nunca han tenido inconveniente en compartir estos recursos vitales (alojamiento, protección, comida, agua, etc.). Prácticamente en ningún caso la necesidad ha sido una excusa mortal en THE WALKING DEAD, pero a tenor de los datos tampoco los merodeadores han sido los causantes del mayor daño a nuestros protagonistas.

La teoría apocalíptica se ve refrendada al analizar el irrelevante papel que se ha otorgado a los zombis a partir del nº50. En 30 números han muerto tan sólo 4 personas a causa de las criaturas, amén de producirse el periodo más largo sin muertes por mordeduras. Esto supone un descenso del 50% del nivel de víctimas respecto a los primeros 50 números, registro ya a priori escaso en su conjunto. A nivel argumental, los zombis aparecen esporádicamente para que no nos olvidemos de ellos, pero el lector ha podido constatar como desde el #50 en adelante se acentuaban más otras facetas dramáticas como la depravación humana o el frágil equilibrio de las relaciones sociales entre sobrevivientes. A parte de esta hipótesis, ciertamente más intuitiva que estadística, destacar también que desde el mencionado #50 las muertes por humanos han disminuido (57% desde el #50, aunque se han cobrado 24 vidas frente a 4 por zombis) e igualmente se ha producido el espacio de tiempo más amplio sin asesinatos de toda la colección. Esto denota cierto grado de relajación en el salvajismo del guión, aunque a buen seguro en cualquier momento acontecerá otro de los sanguinarios in crescendos a los que nos tiene acostumbrados el guionista Robert Kirkman para romper la estadística.

Y esto ha sido todo por esta ocasión, tan sólo recordar que como de costumbre acepto sugerencias de los lectores, que intentaré responder con estadísticas si hay posibilidad de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.