Buscar en este blog

viernes, 27 de mayo de 2011

UNA SEMANA EN EL MOTOR DE UN AUTOBUS (EL LIBRO)

 
¿Cómo empezar a platicar sobre LOS PLANETAS? ¿Tal vez de un modo riguroso, para aquellos que no sepan que se trata de un grupo de indie rock, pop y psicodelia nacido en Granada en la década de los 90? ¿Para qué, acaso va a leer nadie un post con este título si no conoce a J, Florent y compañía? Entonces, ¿mejor entrar al trapo y decir que servidor intentará explicar cosas del mejor disco nacional de la década de los 90, propiedad de uno de los más deslumbrantes grupos que ha dado la música independiente española en tiempo? No, eso tampoco, que no voy a ir de crítico musical sin serlo. Entonces, al titubear sobre como diantres comenzar a meterle mano a este tema, mejor dejar paso a la intuición: Fue en un FIB, cuando Carol, una amiga, me explicó que no entendía cómo era posible que a todos, absolutamente a la totalidad los indies que conocía les gustasen LOS PLANETAS.  Muy revelador, ¿verdad? Eso sucedió en un verano que fue una pesadilla, en el interior de un gran toxicosmos, rodeándonos montañas de basura en un laboratorio mágico. Y LOS PLANETAS ya habían publicado Una Semana en el Motor de un Autobús, el disco del que se hablará hoy. Y todo ello gracias al libro UNA SEMANA EN EL MOTOR DE UN AUTOBUS (La historia del disco que casi acaba con LOS PLANETAS), editado por Lengua de Trapo en 2011 y minuciosamente escrito por Nando Cruz.


La lectura de este tratado, con alma de extenso artículo musical, me ha supuesto algunas sorpresas que en breve disertaré, así como la confirmación de varias sospechas que servidor ya albergaba sobre LOS PLANETAS. En primer lugar está el hecho de que para la discográfica RCA, POP (1996) – el 2º y anterior disco de esta banda- fue un trabajo irregular y decepcionante. Al parecer, el grupo presentó una maqueta que contenía únicamente la mitad del disco. Tras conseguir la aprobación para grabar, los temas restantes resultaron de menor calidad. Esto coincide con mi percepción también, puesto que para el abajo firmante POP resulta un bache cualitativo ente Super 8 (1994) y Una Semana en el motor de un autobús (1998). Divergencias aparte, una de las cosas más interesantes de corroborar ha sido que la leyenda de LOS PLANETAS, a nivel de juergas, excesos y vida al límite, es tanto o más cierta de lo que para mí parecía posible.

El ensayo de Nando Cruz inicia su andadura tras la gira de POP, cuando el grupo era más el escenario de una catástrofe que una banda en reconstrucción. May Oliver (bajo) se había marchado, y el batería Raúl Santos (más tarde conocido como SupercineXcene) había sido invitado a hacer lo mismo. El descontrol reinaba entre los músicos restantes, lo cual tuvo como consecuencia que J - letrista, compositor y co-líder del grupo junto a Florent - admitiera con sumisión la participación de todo aquél que desease entrar en la órbita del grupo. De esta manera se acoplaría Jesús, cuyo sampler y teclado otorgaría algunos efectos psicodélicos a los de Granada, sin haber mucho motivo para ello. Se ficharía así mismo al virtuoso joven bajista escocés Kieran Stephen, pese a no compartir para nada la filosofía y consagración del grupo.  Incluso se llegó a plantear a Banin, un mercenario por aquel entonces, como sustituto de Florent. ¿Y porqué sustituir a una pieza tan vital como Florent? Simplemente porque el músico tenía los sentidos más encaminados a “consumir” o “consumirse” que en ayudar a sus compañeros de grupo en aquellos momentos ciertamente difíciles. Y aunque con numerosas penalidades, el trayecto hacia el nuevo trabajo se inició. Se fichó a Eric (ex batería de Lagartija Nick) consiguiendo un sonido más contundente, y la testarudez de J dio como resultado una serie de dolorosos partos en forma de canciones (La Copa de Europa, Desaparecer). Pero los problemas no cesaban, RCA rechazó hasta dos maquetas previas y construía inexorablemente un sólido dique frente a los deseos del grupo por ir a grabar el nuevo disco a Nueva York con el famoso productor indie Kurt Ralske. Por su parte, Florent no dinamitaba la formación, pero su cada vez más preocupante adicción hacía aflorar las tensiones por doquier. Tampoco es que la relación entre Eric, Kieran o Jesús fuese un camino de rosas. Sin embargo  Florent finalmente consiguió recuperarse gracias un cambio de aires en Madrid, se prescindió de Jesús, y se contó con el valioso apoyo externo de Banin de forma regular. Por fin la banda comenzó a funcionar. De esta manera se aprobaría la grabación – tras unos sucesos en que grupo, mánager y discográfica tienen cada uno su propia versión - y LOS PLANETAS se marcharon a Zabriskie Point, el estudio de Ralske en N.Y.

He de reconocer que leer la historia de cada canción ha supuesto una interesante fuente de descubrimientos y curiosidades, amén de un cambio de la idea previa respecto a muchos temas. Por ejemplo, cuando sabes todo lo que luchó J contra la dirección que estaba tomando la vida de Florent, entiendes mucho mejor SEGUNDO PREMIO. Ya que esta canción no plasma otra cosa que las emociones que en ese momento el letrista sentía hacia su amigo, cuando esperaba a que éste se tomara en serio el trabajar con el grupo. 

DESAPARECER también está inspirada en Florent, concretamente a cerca del momento en que el compañero de grupo regresara para pedir ayuda desesperadamente, como finalmente sucedió. El aullido que se aprecia al comienzo es una metáfora respecto a que Florent era entonces un lobo solitario.

En LA PLAYA descubrimos que J contó con la ayuda del novelista Manuel C. Ferrón para componer aquella lustrosa compilación de versos que desembocan en tan pusilánime final.

Tampoco esperaba que PARTE DE LO QUE ME DEBES se dirigiese a May, en forma de reproche por no haberse atrevido a descubrir hasta dónde conducía el trayecto creativo y comercial de grupo.

Aunque más flipado quedé cuando descubrí que CIENCIA FICCIÓN iba a llamarse originalmente “Dia internacional del día del Orgullo Gay”. Al igual que sucediera con PREFIERO BOLLITOS, el título hubiera sido meramente casual, puesto que en realidad la canción nos habla del momento en que los indies inicien una revolución y sometan a sus opresores. Servidor, como es normal, pensaba que el tema versaba sobre una invasión alienígena.

MONTAÑAS DE BASURA
tiene nuevamente a Florent en su punto de mira, puesto que a todo el grupo le impresionó considerablemente cuando su compañero les contó que había pasado días en la sórdida estancia donde un camello realizaba sus trapicheos, colocado y a solas en la peor de las zona de Granada, precisamente durmiendo literalmente entre cúmulos de desperdicios.

Y no dejamos a Florent – como se puede apreciar, obsesión de J a causa de su peligrosa situación -, ya que en CUMPLEAÑOS TOTAL tenemos la crónica de una de las juegas de su compañero, nombrando incluso a su camello.

Y nuevamente servidor andaba muy errado con TOXICOSMOS. De ser una canción para mí acerca de la inmigración y su duro periplo hasta alcanzar el resguardo en Europa, resulta que en realidad su letra nos explica en clave psicodélica el infierno atravesado por el grupo durante el proceso de gestación del disco. Recomiendo a todo el mundo que acuda en este momento a escuchar dicha canción, verá como desde esta óptica los versos de J cambian por completo de sentido. Un dato curioso, el título nace de la forma en que Kieran, recién llegado de su Escocia natal, pronunciaba la palabra toxicómano.

Y termino destacando la fantástica LINEA 1, mi tema favorito del disco, que encima me evoca a la perdida de una persona muy cercana. Aquí sí que no me han pillado con el pié cambiado. La letra en realidad es tan explícita que deja pocas dudas de su objeto, pero además su sinceridad delataba que no podía hablar de otro que no fuera J, o en su defecto alguien muy cercano a él que igualmente estuviera en manos de los estupefacientes. Al final resultó ser Florent. Por otra parte, el título ya fue explicado por J en la revista musical Rockdelux cuando se publicó el disco: La Linea 1 es el autobús que da comienzo su ruta el centro de Granada y acaba en el polígono Almanjáyar, conocido lugar de tráfico de drogas. Florent subía mucho a ese autobús, por desgracia.

Y terminamos desvelando el origen del título. Los oyentes de Radio 3 en aquella época recordarán que siempre se hacía referencia al disco, antes de su publicación, como Toxicosmos.  Es cierto, sin embargo en el último momento J se encontró con un colega músico que había pasado por una dura penalidad hospitalaria, y David – que así se llamaba aquel bajista le comentó que había estado una semana en el motor de un autobús. J debió de asimilar aquella metáfora como tremendamente descriptiva y aplicable a sus propias vivencias, así que rebautizó de esta manera a su nuevo álbum.

UNA SEMANA EN EL MOTOR DE UN AUTOBUS (La historia del disco que casi acaba con LOS PLANETAS) de Nando Cruz es un muy buen ejercicio de análisis sobre LOS PLANETAS. Y una fantástica oportunidad para descubrir las interioridades de una obra que ya forma parte de la historia de la música contemporánea nacional. Sin embargo, servidor no comparte la catastrofista coletilla añadida al título de este ensayo. Leyendo sus páginas se percibe más la sensación de que J continuará con el proyecto pase lo que pase - incluido so pena de deshacerse de Florent -, que no plantearse la disolución de la banda. Si bien tampoco se le puede reprochar al autor, tras el buen texto presentado, que pretenda conceder una pizca de efectismo a su obra a tenor del título, quizás ligeramente exagerado.

“Iba hacerlo esta mañana,
levantarme de la cama,
comprar algo de comida,
y empezar con otra vida".
-Línea 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.