Buscar en este blog

Cargando...

lunes, 8 de noviembre de 2010

RESILIENCIA, EL SÍNDROME DE LOS PERSONAJES DE CÓMIC

La Resiliencia es un concepto psicológico ciertamente interesante. No muy conocido a pie de calle, pero muy útil e incluso es recomendable intentar desarrollarlo dentro de las posibilidades de cada persona. Básicamente, se trata del proceso de superar un gran problema y resurgir más fuerte de lo que uno mismo era antes de dicho suceso. Aunque por supuesto hay definiciones más profesionales a la prestada por un servidor:
“Llamamos Resiliencia a los procesos dinámicos y propios del ser humano a través de los cuales nos enfrentamos a las adversidades vitales, los superamos de manera adaptativa e incluso terminamos siendo transformados positivamente por ellos” (ADDIMA).

Ejemplos de personas que han hurgado fondo y se han vuelto a alzar los hay en cantidad innumerable. En clave histórica se puede acudir rápidamente a Adolf Hitler, que terminó en la cárcel y prácticamente dejado de lado por su partido para unos años más tarde erigirse al frente de Alemania. También tenemos muestras de esta condición por ejemplo en el Coronel Harland D. Sanders, dueño de un restaurante de pollo frito que lo perdió todo y llegó hasta a haber de depender de las ayudas sociales; pero consiguió sobreponerse y crear la multimillonaria franquicia KFC. Si pasamos al gremio de los escritores, la creadora de Harry Potter, J.K. Rowling, estaba en una situación desesperada (madre soltera y desempleada pasando una seria depresión) justo antes de publicar la primera novela del famoso mago. O Stephen King, cuya novela Carrie – que le lanzase a la fama – hubo de ser recogida de la papelera por su mujer; cuando el por aquel entonces humilde profesor de lengua no veía futuro en su carrera como escritor. El que por cierto quiera saber más sobre esta época del literato, que lea El Resplandor, puesto que hay mucho de autobiográfico en esa novela. Estos resurgimientos también se producen en el deporte. El ciclista Lance Armstrong es famoso por proclamarse vencedor del Tour de Francia tras superar un agresivo cáncer testicular. Y termino con otro ejemplo más, en este caso en el mundo del cine. El actor Robert Downey Jr vive una segunda época de popularidad en su carrera tras tocar fondo debido a sus problemas de actitud y adicción.
Robert D. Jr.
Pero todos estos casos quedan francamente minimizados si los comparamos con las experiencias de los personajes del cómic. Puesto que seguramente no hay factor más recurrente en el cómic mainstream que la Resiliencia. Si comenzamos a repasar este tema a nivel de súper héroes, no tardan en venir a la memoria las caídas en desgracia y posteriores ascensiones de casi todo héroe que se precie. De hecho autores como Frank Miller han basado gran parte de su éxito en este concepto a lo largo de toda su carrera (Born Again, The Dark Knight Returns, Give me Liberty, etc.). Daredevil, Batman, Iron Man, Spiderman, Hulk, Capitán América… todos han sido declarados proscritos, dados por muertos, repudiados, perseguidos o sustituidos en algún momento de sus carreras. Todo para regresar siempre más fuertes y reafirmados. Eso por no hablar de los X-Men. ¿Cuántas veces habrá sido disuelto el grupo, destruida la Mansión Xavier, perseguidos sus miembros por el gobierno; o incluso cazados como piezas de coto? Infinitas, y las que les quedan en el futuro. Pero la Resiliencia no es ni mucho menos una muletilla exclusiva de metahumanos o vigilantes enmascarados, ni por asomo. Si nos paseamos  por el sello Vertigo no paramos de tropezar en todo momento con casos similares. Sueño regresa tras un traumático rapto a reclamar su reino en Sandman. En Predicador, tanto Jesse Custer, como Tulip o Cassidy experimentan resurrecciones; tanto metafóricas como literales. En 100 Balas o Los Perdedores, tenemos a combatientes que regresan de un fracaso que casi acaba con ellos. O en Fábulas, donde los personajes de los cuentos han de reconstruir sus vidas y hogares en numerosas ocasiones. Y si hemos de buscar el paradigma de la Resiliencia en Vertigo, que sea entonces el poético y descorazonador final de Y, el último hombre.
La (re)Caída de los Mutantes.
Y podemos continuar, ¿cuántas veces lo ha perdido todo Rick Grimes, el protagonista de Los Muertos Vivientes? Y ahí sigue. O en The Authority y Planetary, donde sus protagonistas han de superarse para recuperar su lugar tras el duro embate de un poderoso enemigo. ¿Es necesario seguir? Me imagino que no. Entonces, queridos amigos lectores, mejor que no olvidemos de ahora en adelante el concepto de la Resiliencia. Porque hemos convivido con él durante gran parte de nuestra vida como lectores de cómics. Y no es una mala excusa para hacerse el entendido o el interesante, además de para ser el centro de atención durante la próxima tertulia de librería. Es que el tema da mucho de sí.

6 comentarios:

  1. Este post ha sido enlazado en La Cárcel de Papel (link: http://www.lacarceldepapel.com/2010/11/08/resiliencia ).
    Es un placer cada vez que el bueno de Álvaro Pons me cita en su fantástica web.

    Un abrazo Álvaro.

    Por otro lado, decir que la idea de escribirlo nació de querer mandar mucho ánimo a todos que en la actual situación económica lo están pasando mal.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues te ha quedado muy chulo!

    Y mira que yo, al ver el título, creía que ibas a hablar de los trajes de molécuals inestables de los súper héroes Marvel, o algo así! :-))))

    "
    resiliencia.
    2. f. Mec. Capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación."

    ResponderEliminar
  3. La resiliencia no es un concepto explicativo, no enseña nada. La resiliencia es, en realidad, una pregunta ¿Qué ha devuelto a la vida a alguien a quien un trauma ha convertido en un espectro? Es, por tanto, un concepto retrospectivo: ¿Qué le ayudo a sobrevivir, quién le ayudo a explicarse el sufrimiento de manera que el peso de su pasado no lo hundiera? La resiliencia es no es una respuesta, sino una pregunta. Además, es un concepto relacional además de individual. No se explica tan sólo pro un componente caracterial (no hay un gen de la resiliencia. A la vulnerabilidad o fortaleza individual hay que añadir el efecto de la comunidad que da palabras (o no) al sufrimiento, que ayuda a poner nombre al dolor, que se asombra y que da sentido al hecho de sobrevivir. Hay comunidades que son un factor de resiliencia. Y también hay tutores de resiliencia. Como el maestro de Daredevil, como Alicia Masters: aquellos que no se apiadan (la lástima no es resiliencia), sino que nos devuelven el sentido de la dignidad. También por eso no toda supervivencia es resiliencia: aquellas estrategias que nos embotan el afecto, que nos aislan, que nos hacen mirar con miedo o con odio, no es resiliencia. Porque tal supervivencia nos sustrae de la humanidad, o nos impide ver la humanidad en los otros. Por eso no podemos hablar de resiliencia en el caso de Hitler. Porque su supervivencia se construye sobre el odio hacia aquellos que pueden reflejar, como un espejo deformado, lo que le averguenza de su pasado, despojándoles de su humanidad. Es el caso de los grandes dictadores, personalidades infantiles, que construyen en su mente un mundo que es una caricatura de trazo grueso, con una línea que separa tajántemente los que son dignos de los que no (como en la terrible estética nazi). También en el cómic encontramos ejemplos de falsa resiliencia: Magneto, Dr. Muerte, El Topo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por el comentário. Al autor de último, sólo decirle que para un servidor el ejemplo más claro de Resiliencia es el relato Rita Hayworth y la redención de Shawshank, de Stephen King. Adaptada al cine como Cadena Perpetua.

    ResponderEliminar
  5. Hola Raul, soy el autor del ahora penúltimo comentario (aunqque, si añadimos la autorreferencia, en realidad antepenúltimo comentario) y estoy totalmente de acuerdo. Ese sí es un buen ejemplo de resiliencia.

    ResponderEliminar
  6. esta chull el reportaje ,gracias x interesarse en los comics

    ResponderEliminar

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.