Buscar en este blog

domingo, 25 de noviembre de 2012

LAST RESORT (ABC TV): SUBMARINO TOCADO Y HUNDIDO.

Suficiente tiempo es el que lleva atañendo a un servidor el proyecto televisivo LAST RESORT. Esta serie emprendida en este otoño 2012 constituía una información reiterante desde principios del corriente año o incluso finales del precedente. Presenciar su estreno admitió una elección sencilla a la hora de afiliarse para el que les suscribe, puesto que una amplia mayoría de los conceptos que el drama ofrecía eran de mi agrado. Su visionado ha caminado ciertamente desde un principio en el agudo punto del qué pasará a continuación: ¿será su tripulación (a ambos lados de la pantalla) capaz de mantener la intriga bélico conspiranioca, o el atenazante ritmo decaerá, habrá materia prima a nivel de talento suficiente como para seguir alimentando mis apetitos de intriga y emoción? Precisamente cuando todas estas preguntas estaban conformando un tono rotundamente afirmativo, llegan las malas noticias de la cancelación. Y en este caso trataré de argumentar lo doloroso de la misma, bordeando en un fuero completamente individual e intransferible la indignación.

LAST RESORT se lanza como una ficción de submarinos sublevados, con reverberaciones de algunas obras de este género como LA CAZA DEL OCTUBRE ROJO (1990) o MAREA ROJA (1995). Cuando la misión del submarino nuclear USS Colorado se tercia muy comprometida al no acatar una orden de ofensiva nuclear nada concluyente sobre Pakistan, da comienzo la caza a gran escala de los supuestos rebeldes por parte de la armada estadounidense. El capitán Marcus Chaplin (Andre Braugher), apoyado por el 2º oficial Sam Kendal (Scott Speedman), toma la decisión de refugiarse en una pequeña isla la cual declara territorio neutral bajo la amenaza -refundada con acciones- de respuesta nuclear contra todo aquél país que ose enviar tropas. Empieza a partir de este momento una intriga que tiene tres frentes muy distintos. El primero enfrenta la tripulación del submarino con un gobierno de EEUU, que ha acometido un bloqueo completo a la isla, evidenciando un incidente internacional altamente alarmante. La segunda trama se sitúa en el propio Estados Unidos, donde se empieza a desatar una situación que empuja a una serie de personajes a sospechar de elementos en las más altas esferas de la administración. Y para acabar tenemos los inconvenientes en la propia isla entre unos y otros, la tripulación y la población asentada en este - a primera vista- tranquilo e idílico paraíso tropical.

 
En resumen, nos encontramos ante un proyecto que va aumentando todo lo necesario a la hora de presentar argumentos tanto de carácter global como dramas personificados de la tripulación o los residente de la isla. Hasta la fecha ha cabido todo como excusa para que el proyecto de Shawn Ryan (THE SHIELD, THE UNIT) despuntarse y no quedara encasillado. Desde constituir la acción del submarino Colorado como el inicio de un movimiento rebelde que cambiará por completo el destino de EEUU, incursiones de fuerzas especiales en operaciones encubiertas, hasta negociaciones de alto voltaje, o incluso amagos de guerra civil. Todo filtrado con una intención de seriedad por hacer el producto creíble, aunque sin lograr por completo desprenderse de los puntualmente excesivos tintes melodramáticos a los que siempre ha de rendir tributo la televisión en abierto. Pero en definitiva el producto era sumamente interesante para poder incubar una sólida masa de seguidores. Aunque sin embargo no ha sido así.

Parece ser que la cadena ABC planeaba competir con este drama de tú a tú contra las series del momento que reinan en la parrilla televisiva, de manera que la ficción se emitía los jueves, día de máxima rivalidad. Tamaña ambición ha terminado con audiencias por debajo de lo deseado. Y como en esto del negocio televisivo la situación nunca escapa del sota, caballo y rey, LAST RESORT se une a la lista de las ofertas prematuramente canceladas que hubieran podido prestar mucho más de sí. En este triste caso, tan sólo nos resta confiar en que al menos las malas noticias hayan llegado con el tiempo de maniobra suficiente para dar al producto una conclusión digna de la reputación duramente conseguida. Sin embargo eso no velará el problema de que cada vez resulta más neurálgico en el mundo de la TV mainstream: el estrecho margen de mejora de audiencia que se les concede a productos para que encuentren su público y consigan asentarse. Y es que ya son muchos, en mi opinión demasiados, los casos de series argumentales que acaban demasiado pronto. Servidor desconoce hasta cuándo durará la paciencia del espectador, pero por poco que se pueda habría que proclamar que series como la que nos ocupa, con tramas complejas, necesitan en mi personal impresión por lo menos dos temporadas para poder desarrollarse decorosamente.

LAST RESORT se ha empezado a emitir en España por el canal de pago AXN bajo el título de ULTIMO DESTINO. Sinceramente le pediría al lector de este blog que le diera un visionado ni que sea a su primer capítulo, tal vez descubra algo de su agrado. Pero más que nada para que pudiera formarse una opinión firme de si este seria televisiva merece tan escueto recorrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.