Buscar en este blog

martes, 12 de marzo de 2013

ANIMAL MAL: HISTORIAS DE ROJO, VERDE Y PUTREFACCIÓN


Animal Man, el superhéroe tras cuya máscara se amaga el actor y padre de familia Buddy Baker, regresó al Universo DC dentro de la convulsión editorial acreditada como The New 52. Lo primero que uno podría conjeturar al respecto era  que el personaje diese un giro a la luminosidad o al heroismo legendario. Sin embargo se asignó como guionista a ese chico tímido y apacible de Canadá que se ha encargado de que el pasado del personaje en el sello Vertigo esté quién sabe si apartado, pero no imperceptible a lo lejos.

Fueron el guionista Jeff Lemire junto al dibujante Travel Foreman los que pusieron en marcha la sigular colección actual de ANIMAL MAN en septiembre de 2011. Desde entonces el escritor a perdurado a la vez que la tutoría de los lápices ha pasado a Steve Pugh. Sin embargo la tónica de la colección no se ha inmutado. Lo que se nos propone en estas páginas es una trama de intensidad trascendente que tiene como destino sofocar a una familia perseguida por la desgracia de haber llamado la atención de una autoridad superior a la par que maligna. El heroe en esta ocasión se desvive por los suyos pese a entender que la situación le sobrepasa. Y no es que sea una cuestión de super factultades, todo lo contrario. El Animal Man que de ahora sigue conectado al Rojo -la esencia imperceptible que enlaza a todos los animales de nuestro planeta - y por ello no requiere tener animales cerca para mimetizar gracias a  sus superpoderes las capacidades de estos. Es más, con el trascurso de la historia vemos como las capacidades sobrehumanas de Buddy se incrementan y transforman en algo más realista. Sin embargo el adversario, la Putrefacción (The Rot), ese tercer poder complementario al Rojo y el Verde (el homónimo al Rojo, pero con respecto a las plantas), atenaza demasiado vehementemente a Baker y los suyos.


Estas vienen a ser más o menos las sensaciones que ANIMAL MAN transmite. Se trata de un cómic que transita por la frontera del terror, repleto de deformidades y seres mediodescompuestos que persiguen pinchar las turbaciones más profundas de muchos. El dibujo cumple con ese cometido a la vez que es el guión de Jeff Lemire el que hace de paliativo al gore blando de sus viñetas y decora los números con problemas familiares - ay esa suegra haciendo de suegra, como tiene que ser -, decisiones difíciles y pinceladas de emotividad. Aunque la épica más evidente toma el relevo al tono realista en la reciente saga de ROTWORLD, co-protagonizada con La Cosa del Pantano, para descubrirnos que la colección puede convertirse en un genuino delicioso cómic de aventuras (postapocalípticas) cuando lo desee. Hay un guionista capaz de esto o de todo si se diera el caso. En conclusión, para quien busque un cómic adulto y bastante serio entre la cosecha de la actual DC que no deje de probar esta colección. No estamos hablando exactamente de género de superhéroes canónico, más bien de thriller fantástico mezclado con drama familiar, pero siempre viene bien a los melancólicos tener un cómic que nos recuerde a los primeros tiempos de Vertigo. Tal vez por ello también aquí contemos con un cameo de John Constantine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.