Buscar en este blog

domingo, 14 de febrero de 2016

HELLBLAZER DE GARTH ENNIS: HÁBITOS CÍNICOS A LAS PUERTAS DEL INFIERNO



Recientemente servidor leyó ordenadamente toda la etapa en la colección HELLBLAZER del guionista irlandés Garth Ennis. Una labor de nostalgia por una lado, aunque también un ejercicio de completismo así como un auto tributo a una de las etapas más importantes en la vida editorial de John Constantine. Y el trayecto termina hoy en forma de un post que clausura los días que el que escribe ha sido compañero de desdichas de nuestro sufrido mago inglés.


Las andanzas de Hellblazer narradas por Garth Ennis han sido publicadas de forma inacabada en varias ocasiones en España. Desde que la moribunda Ediciones Zinco publicase HABITOS PELIGROSOS -pasando por las manos de Norma Editorial y Planeta DeAgostini- hasta recaer en la última edición en 3 tomos de ECC, ha pasado largo tiempo. Sin embargo el mito creado a raíz de estos números ha perdurado, deviniendo quizás la etapa más demandada – o al menos la comercialmente más fehaciente de reeditar- por los lectores. Ni que decir tiene que para todos los devotos de Garth Ennis se trata de una compra moralmente obligatoria para entender muchas pautas trazadas a posteriori en el registro del controvertido guionista norirlandés.

La edición de ECC en la que me basaré en esta reseña, como he dicho, cuenta con 3 volúmenes. El primero, de 392 páginas, engloba los números 41 al 55 USA de HELLBLAZER. El consecutivo tomo comprende el material USA de los números 56 al 71, más HELLBLAZER SPECIAL, VERTIGO JAM y VERTIGO WINTER’S EDGE. Y para concluir, la tercera entrega incluye HELLBLAZER #72 – 83, #129 – 133 USA, más el especial HEARTLAND dedicado a Kit Ryan, como muchos sabrán el amor platónico de Constantine a lo largo de esta etapa. Estos 3 tomos, contenidos dentro de una iniciativa de la editorial más amplia que procura publicar toda la colección USA en 17 tomos indexados por guionistas, resulta una edición robusta y manejable. Está además bien traducida y pese a no ser demasiado generosa en extras sí que atesora todas las portadas originales y algún que otro texto extraído del TPB americano. El valor de esta edición, más allá de aportar elementos inéditos y suculentos extras, resulta sin embargo el trazo fino que demuestra a la hora de recopilar de principio a fin todo el material firmado por Garth Ennis.

Vayamos a describir a grandes rasgos las historias más trascendentes que comprende esta etapa, en un listado cuya relevancia está abierta a discusión al tratarse de la opinión particular de este blog. El primer tomo arranca, como no podía ser de otra manera, con el arco argumental HABITOS PELIGROSOS, una sensacional historia que ha dejado huella en muchos que la hemos leído. A modo de anécdota personal, tan sólo comentar que yo degusté esta historia por primera vez hace muchos años en la edición de Zinco, en un momento en que no tenía ni idea de quién demonios era Garth Ennis, y su lectura me dejó completamente prendado. Pero no nos dejemos llevar por la nostalgia. Siendo objetivos nuevamente cabe decir que se trata de una saga donde John Constantine se ha de enfrentar a una muerte que le ronda de la manera más insospechada: en forma de cáncer de pulmón. A partir de aquí tendremos una cruda carrera a contra reloj donde nuestro protagonista deberá hallar el medio de salvar su vida y así evadir el tener que rendirle cuentas al mismísimo diablo; a quien por cierto nuestro mago cabreó superlativamente al principio del arco argumental. Se trata de una ficción memorable, que adquiere para mí mucho más valor al saber que se trata del primer trabajo que Ennis publicaba en el mercado estadounidense y no por ello se cortó a la hora proclamar las intenciones del mismo en mostrarse un artista tan  visceral como audaz. De las labores de dibujo se encargaría el artista Will Simpson, que valedor de un trazo sucio, feísta e impreciso logró proclamar con firmeza la situación límite que el personaje atravesaba. Sin duda, un autor que encajaba a la perfección en esa generación clásica del Sello Vertigo (aunque en estos momentos la rama oscura y retorcida de DC Cómic aún no había nacido como tal).

Han de sucederse unos cuantos números de historias no excesivamente largas –entre las cuales asistimos a la primera colaboración entre Garth Ennis y Steve Dillon, concretamente en el nº49 USA-  para que lleguemos a otro evento memorable. Me refiero a SANGRE REAL, una saga en 4 partes donde Constantine deberá hacer frente a un sangriento demonio que ha poseído nada más y nada menos que a un miembro de la Familia Real Británica y que de alguna retorcida manera está conectado con los asesinatos de Jack el Destripador. Y por si el peligro que corre nuestro mago no fuera suficiente, en su camino se cruza el Club Calígula, un grupo muy exclusivo, aristócrata, influyente y peligroso de personas obsesionadas en no dejar cabos sueltos del sangriento escándalo. Otra historia arriesgada e iconoclasta cuyos elementos Ennis sabe manejar a la perfección a la hora de crear un arco argumental visceral y muy políticamente incorrecto. El dibujo nuevamente corre al cargo de Will Simpson. Con esta trama concluye el Tomo 1, pasemos sin más dilación al segundo.

                                                          

Es en este punto donde arranca el arco ELLOS Y ELLAS, con un argumento que les sonará a aquellos que hayan leído la serie PREDICADOR. Y es que Constantine se haya envuelto en un asunto de proporciones literalmente bíblicas. Un ángel y una demonio – Ellie, una figura de gran relevancia en tramas futuras – se han enamorado y como fruto de esa extraña relación se avecina un inminente parto que dará como resultado a una criatura inédita en la historia de la creación. Así es, al parecer una de las premisas principales empleada por Garth Ennis y Steve Dillon para PREDICADOR tuvo su banco de pruebas en la serie HELLABLAZER. Poco después acontece un suceso irrepetible en la vida de John, su 40 cumpleaños. Ennis se beneficia de la ocasión para narrar una de las muchas juergas que para nuestro deleite sus personajes suelen disfrutar a lo largo de las historias del irlandés. Y aquella noche no faltó de nada: reunión de colegas, mucha charla, bromas de mal gusto y alguna que otra aparición inesperada de cierto protector de lo verde. Todo acompañado de alcohol, cigarrillos y hasta alguna que otra sustancia psicotrópica. Pero no todo son alegrías ni mucho menos, puesto que problemas que nuestro protagonista acarrea con un grupo de neo nazis consiguen que Kit, en esos momentos pareja sentimental estable de Constantine, abandone a John cansada de los riesgos que su afilada forma de vida conlleva. Este acto repentino conducirá a nuestro galán a una etapa autodestructiva que terminará con él viviendo como un indigente y gastando sus escasos recursos en alcohol y autocompasión viciada. Es en esta secuencia de números cuando Simpson cede solemnemente su puesto de dibujante residente de la colección a Steve Dillon. Sobre este artista, decir para quien no lo conozca que Dillon posee un estilo que se ajusta como anillo al dedo al guión de Ennis. A nivel académico tal vez no se trate del dibujante más completo, sus fondos suelen ser austeros o directamente inexistentes en muchas ocasiones, así como su narrativa en escenas que requieren movimiento y dinamismo como las peleas presentan un registro que no cumple la norma de ser creíbles. Sin embargo es un cronista inigualable de los momentos cotidianos de los personajes de sus obras. Y sobretodo Dillon sabe muy bien transmitir transparencia a las emociones de los hombres y mujeres que dibujaba, en especial pocos ilustran una mirada fiera con tanta fuerza como consigue este dibujante. 

Y aunque John Constantine cae, siempre consigue nuevamente ponerse en pie. En ese proceso está, ya a la altura del tercer volumen de nuestra recopilación, cuando viaja a Nueva York y es víctima de la magia de Papa Midnite en la saga LA LLAMA DE LA CONDENACIÓN. En esta ocasión Ennis da la impresión de querer moldear una historia muy en sintonía con el Sello Vertigo de la época. Un cambio de registro interesante entendido en el marco de la experimentación, pero aburrido y desafinado en comparación con muchas historias escritas para esta etapa. Todo lo contrario le ocurre a la historia CONFESIONES DE UN REBELDE IRLANDES. En este número único, donde se nos narra un imposible encuentro entre Constantine y su amigo fallecido Brendan, tenemos los típicos momentos de afectuosa camaradería y charlas trascendentes al abrigo de una buena copa que suponen todo un clásico dentro de la bibliografía de Ennis. Pero sin duda el acto culminante de este tomo, y ya puestos de toda la etapa, resulta la saga UN VIVIDOR A LAS PUERTAS DEL INFIERNO. El demonio, al cual hemos visto en distintas escenas a lo largo de los números urdiendo planes para cobrarse su venganza al agravio cometido por Constantine, regresa a la vida del mago inglés encendido de ira. A nuestro querido personaje se le junta esta amenaza con otros problemas y ciertamente se encuentra en una encrucijada que lo supera por completo. El final de la saga es digno de leerse, de manera que no desvelaré más. Tan sólo dejar patente que nos encontramos una vez más ante una sorpresa mayúscula tan icónica de la leyenda de Ennis. Y acabamos con el regreso al personaje de nuestro guionista irlandés trascurrido  un tiempo – alrededor de 4 años- de su marcha. En HIJO DEL HOMBRE servidor ha encontrado muchos de los rasgos del cine más mafioso y criminal de director británico Guy Ritchie (LOCK & STOCK, SNATCH CERDOS Y DIAMANTES, ROCKNROLLA) pero envuelto en el manto sobrenatural acostumbrado de HELLBLAZER. Una saga que no pasa de ser una mera frivolidad intrascendente en opinión de un servidor. Y termino este repaso recordando que entre las páginas de este tomo final también se encuentra la intensa oda sentimental e irlandesa que supone el one-shot HEARTLAND. Una historia donde Constantine no hace acto de presencia y toma las riendas nuestra querida Kit, la cual ha de lidiar con una familia de convulso pasado instalada en una Irlanda por aquel entonces aún lejos del proceso de paz actual. Sin ningún asomo de magia o elementos sobrenaturales, este relato es un claro ejemplo de que Ennis puede hacer interesante y emotivo cualquier tema que se proponga tocar.

                                                

En conclusión, lo que el lector encontrará a lo largo de los aproximadamente 50 números que hoy he referenciado son unos cómics fundamentales dentro de la trayectoria de Garth Ennis. Esta etapa de HELLBLAZER contiene –de manera en algunas ocasiones más acertada que otra- muchos de los tics y elementos recurrentes que acompañarán al guionista a lo largo de su carrera. No sólo valen la pena ser leídos por comprender algunas de las historias más geniales que ha escrito Ennis, como  HABITOS PELIGROSOS, SANGRE REAL o CONFESIONES DE UN REBELDE IRLANDES; o porque es en esta colección donde se fundamenta el dúo Ennis / Dillon. En estos tebeos veremos consolidarse elementos inseparables a Ennis. Tendremos la aparición de figuras paternas que tanto parecen interesar al irlandés. Habrá guiños al cómic bélico, otro clásico de la casa. También disfrutaremos de personajes femeninos fuertes y bien construidos. ¡Hasta a un personaje le arrancan un ojo, como tantas veces ha ocurrido en la obra de Ennis! Y, como no, están esos largos e intensos momentos de amistad y camaradería tan arraigados en la obra del norirlandés. Nuevamente los personajes secundarios de estos cómics están perfectamente bien tratados y alcanzan el estatus de entes vivos tan humanos como su protagonista. A veces más incluso.

No nos engañemos, el HELLBLAZER de Garth Ennis no es PREDICADOR. Hay números de relleno, historias rechinantes  y situaciones que hubieran podido llegar a más. Y habida cuenta de que en ese momento a Ennis todavía le quedaban cosas por pulir como guionista, sí que el que les ha hablado durante este rato considera que nos encontramos ante una obra con fuerza, ambición y escrita con hambre de abrirse camino. Y también mucho ingenio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, comenta con educación, respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás.